Como especialistas en la administración de fincas en Hortaleza, Madrid, queremos dedicar este post a una de las palabras más temidas por las comunidades de vecinos: derrama.

¿Pero qué es exactamente una derrama? En las comunidades de inquilinos, no son pocas las veces que hay que asumir gastos imprevistos. Si no se tienen fondos suficientes para pagar la obra, hay que recurrir a una cuota fija extra que cada propietario debe ir satisfaciendo. A este gasto adicional se le llama derrama.

Los profesionales de la administración de fincas en Hortaleza, Madrid, conocemos de primera mano muchas situaciones en las que los vecinos deben hacer frente a derramas. Algunas de las más habituales son las siguientes: impermeabilización de las cubiertas, rehabilitación de las fachadas, reparación o instalación de ascensores, reparaciones de bajantes, pintura de exteriores, desatasco de tuberías, arreglo de alcantarillado, sustitución de las puertas de las viviendas, reparación de humedades, obras para pasar una inspección técnica de edificios…

Todas las derramas han de ser aprobadas por la junta de propietarios. Para ello, se debate y se convoca una reunión. Para que salga adelante, suele ser suficiente con la mayoría simple de los participantes. En dicho encuentro, hay que informar a los vecinos de por qué es necesario asumir ese gasto extra. Lo común es aportar los presupuestos, informes técnicos…

Desde Administración de Fincas Carlos Arévalo, queremos aclarar que cuando la junta aprueba la derrama, todos los propietarios estarán obligados a pagar cada una de las cuotas, incluso aquellas personas que no asistieron a la reunión o votaron en contra.